Soy un Joven o un Adolescente que lo está pasando mal :(

Las depresiones, las crisis vitales, el tener todo y no ser feliz, el no encontrar sentido a lo que hago o a mi vida, o la tristeza, pueden aparecer a cualquier edad

«En la profundidad del invierno, por fin aprendí que en mi interior había un verano invencible.». Albert Camus

Reconozco que antes de ponerme a escribir esto tengo muchas dudas sobre si algún joven o adolescente acabará justo aquí, pero si es tu caso confío en que leer esto te ayude.

Cualquier persona que busca ayuda es porque no se encuentra bien, básicamente tiene la sensación de no ser feliz, y las causas que le llevan a ello pueden ser muy diversas, con lo cuál veo inútil ponerme a enumerar aquí posibles dificultades o problemas que estés atravesando y de los que no tengo ni idea. Lo que si sé es que en la adolescencia y la juventud actual existe una presión brutal por el éxito entendido como reconocimiento social y la perfección: número de seguidores, cuerpos, notas, competición, reconocimiento por parte de todo el mundo, por la apariencia, por el comportamiento, por lo que tengo, por mostrarme feliz, etc. Cualquier cosa que no es perfecta se entiende como un fracaso.

¿Y tú Qué sientes?

Parece que si no eres feliz eres un fracasado, se piensa que una vida feliz se compone de una corriente interminable de emociones positivas y que una persona que experimente envidia o rabia, decepción o tristeza, miedo o ansiedad no puede ser realmente feliz. Lo cierto es que los únicos que no experimentan estos sentimientos negativos son los psicópatas. Y los muertos. De hecho, experimentar esas emociones de vez en cuando es una buena señal!!: es una señal de que no somos unos psicópatas y estamos vivos!!. Pero aun hay mas, paradójicamente, si no nos permitimos experimentar emociones negativas, limitamos nuestra capacidad de ser felices. Todos nuestros sentimientos fluyen a través del mismo canal emocional, por tanto, si bloqueamos las emociones negativas también bloqueamos las positivas. y cuando estas emociones negativas no se liberan, no hacen mas que expandirse y crecer, y cuando finalmente salen al exterior, y lo acaban haciendo, entonces nos superan.

¿Quién estás siendo en estos momentos?

Las emociones negativas constituyen una parte inevitable de la experienca de ser humanos, asi que si las rechazamos estamos negando una parte de nuestra humanidad. Para vivir una vida plena y gratificante, una vida feliz, tenemos que permitirnos experimentar toda la gama de emociones humanas, es decir, tenemos que concedernos el permiso para ser humanos.

  • ¿Con quién no te permites mostrar tus emociones?,

  • Cuando no las muestras ¿en qué o quién te conviertes?,

  • ¿En qué situaciones o entornos no eres realmente tú?

Te voy a contar una historia real.

Alasdair Clayre nació en 1935 y fue un escritor, locutor, cantante, cineasta y académico británico. La vida de Alasdair Clayre parecía perfecta. Había sido un alumno brillante de la Universidad de Oxford y, posteriormente, se había convertido en uno de sus profesores más prestigiosos, recibiendo galardones, premios y becas de investigación. Además, había publicado una novela y una colección de poemas y había grabado dos discos que incluían algunas de sus propias composiciones. También había escrito, dirigido, producido y presentado «The heart of the dragon», una serie de televisión de doce capítulos sobre China. ¿Imaginas la cantidad de seguidores en redes sociales que habría tenido este hombre en la actualidad?, ¿su enorme éxito social?. La serie había recibido un premio Emmy, pero Clayre ya no estaba allí para recogerlo. A los cuarenta y ocho años, poco después de finalizar la serie, Clayre se suicidó tirándose de un tren en marcha.

¿Hubiera servido de algo haber sabido que iban a concederle el premio Emmy?. Su ex mujer afirma que «el Emmy era un símbolo de éxito que habría significado mucho para él, que le habría hecho recuperar la autoestima»; pero añade que «había muchos símbolos de éxito mucho más importantes que el Emmy», y a Clayre no le satisfacía ninguno: cada vez que hacía algo, necesitaba uno de estos símbolos. En realidad, Clayre nunca consideró suficiente nada de lo que realizaba. Aunque quedaba patente su capacidad para el éxito, él era incapaz de verlo. De hecho, rechazaba el éxito. En primer lugar, siempre se medía con estándares que resultaban casi imposibles de superar. En segundo lugar, incluso cuando conseguía lo casi imposible, en seguida restaba importancia a su éxito, lo trivializaba y pasaba al próximo sueño casi imposible de materializar.

Símbolos de éxito son aquellos que tienen que ver con las apariencias, con lo externo a nosotros, con las exigencias sociales. Por ejemplo lo son el número de seguidores en redes sociales, cuerpos esculturales, objetos de marca, popularidad en un grupo, cantidad de amigos, reconocimiento en un aula, incluso podrían serlo unas notas brillantes.

  • ¿Te mides con algún estándar casi imposible de superar?

  • ¿Te paras a pensar en lo que has logrado y en tus cualidades o tu valor lo mides por comparación con otros?

  • ¿Tu valor lo define lo que piensas de tí o lo que dicen otros de tí?

  • ¿Qué haces tan bien que sorprendes a los demás?

El deseo de éxito forma parte de nuestra naturaleza, y muchos vamos subiendo los peldaños que pueden conducirnos hacia el éxito personal y el progreso en la sociedad. Las grandes expectativas pueden obtener grandes recompensas. No obstante, para vivir una vida exitosa y gratificante, nuestros estándares de éxito deben ser realistas, y tenemos que ser capaces de disfrutar de nuestros éxitos y de estar agradecidos por ellos. Tenemos que tocar con los piés la tierra y reconocer y apreciar nuestros éxitos.

¿Quién ha dicho que tienes que ser perfecto?

La búsqueda de un perfeccionismo por comparación conduce al rechazo y al fracaso, al rechazo a las emociones negativas y al rechazo al éxito.

Podemos percibir los efectos negativos de estos aspectos del perfeccionismo a nuestro alrededor y muchas veces en nosotros mismos. Los vemos en el miedo intenso al fracaso cuando en clase y con las materias que nos imparten, o cuando nos relacionamos con los demás, no nos atrevemos a ser creativos ni a ser nosotros mismos por ese miedo al fracaso o la burla, entonces dejamos de experimentar, y eso nos merma nuestra capacidad de aprender y madurar. Lo vemos cuando acostumbramos a dejar las cosas para otro momento de forma crónica, temerosos de iniciar algo si no estamos seguros de obtener un resultado perfecto.

Es fácil entender que el perfeccionismo conduce al rechazo, al fracaso y a las emociones negativas. Lo que resulta más difícil de concebir, sin embargo, es que el perfeccionismo pueda llevar a rechazar el éxito. Un ejemplo se encuentra en la gente que parece «tenerlo todo» pero que, sin embargo, es infeliz. Si el único sueño que tenemos es el de una vida feliz, estamos condenados a sufrir una gran decepción ya que, en el mundo real, este sueño no se materializará. El perfeccionismo extremo fue el culpable de que Clayre trivializara sus éxitos del mundo real y fuera incapaz de disfrutar de una forma real y duradera de ellos. LA REALIDAD ES IMPERFECTA.

  • ¿Quién/Qué tendrías que ser para superar este momento que vives?

«El mayor error que puede cometer un hombre es estar siempre temiendo cometer un error.». Elbert Hubbard

¿Y si el objetivo fuese tener y llevar una óptima y no perfecta?

¿Quieres explorar este camino?

Y si te preguntas: "¿A dónde me llevará ese camino?", te diré que: A caminar, simplemente

IF. Rudyard Kipling

Si eres capaz de mantenerte firme

cuando otros se dobleguen

y te reprochen luego que no hagas como ellos.


Si confías en ti cuando otros de ti duden,

y aun entiendas sus dudas.


Si sabes ser paciente en la espera.


Si te mienten y no respondes con mentiras.


Si aprendiste a no odiar aunque te odien,

y aun así no parezcas

ni demasiado bueno ni muy inteligente.


Si aprendes a soñar

sin que te lleguen a embaucar los sueños.


Si al pensar antepones la vida al pensamiento.


Si conquistas el triunfo o caes en la derrota,

y a esos dos impostores los tratas de igual forma.


Si puedes soportar que tu verdad

la ensucien con mentiras.


Si sabes aceptar que te has equivocado,

y sin desfallecer has vuelto a empezar desde el principio.


Si tienes la osadía de arriesgar a la suerte

todo cuanto has ganado,

y aun perdiendo mantienes

intacta tu entereza sin quejarte.


Si puedes conseguir que tus tendones,

tu corazón, tus nervios

a su debilidad se sobrepongan

hasta hacerlos tan fuertes como tu voluntad,

y obedezcan tu voz si dices: ¡Adelante!


Si cuando hables en público

sigues siendo tú mismo,

o aun estando con Reyes,

en la humildad encuentras tu grandeza.


Si alguien te quiso herir y apartaste la herida.


Si fuiste generoso, pero también contigo.


Si en los buenos momentos que a veces se te ofrezcan

aciertas a apurar cada segundo,

será tuya la tierra y sus dones,

y lo que más importa, hijo mío:

serás al fin un hombre.